Elegir idioma

Elegir idioma predeterminado

Inicio > Aprender > Curiosidades > Una mirada en detalle a Laphroaig

Una mirada en detalle a la historia exuberante del whiskey de Islay más fino del mundo, Laphroaig.

Cronología histórica:

1810: Dos hermanos, Donald y Alexander Johnston, alquilaron 1000 acres de tierra del terrateniente de Islay, para criar ganado. Esa tierra ahora se conoce como Laphroaig.

1815: Para criar ganado se debe cultivar cebada de “alimentación” para los meses largos de invierno. Y, ¿qué se hace con el exceso de cebada? Si eres inglés, fermentas cerveza. Pero para un escocés de Islay, solo se puede hacer una cosa: destilar whiskey.

Se había corrido la voz por Islay de que el whiskey que se producía en Laphroaig era muy bueno, su fuente de agua era muy blanda, con sabor a turba y con pocos minerales. Pronto se hizo más rentable destilar whiskey que criar ganado, y ese año el whiskey Laphroaig nació “oficialmente”.

1836: Donald ofreció a su hermano Alexander £350 por su parte de Laphroaig. Alexander aceptó y luego emigró a Australia, donde vivió hasta una edad avanzada; falleció en 1881.

Desafortunadamente, Donald solo vivió hasta 1847. Se cree que murió tras caer en una tina de whiskey hecho a medias.

El único heredero de Donald fue su hijo, Dugald. Con solo 11 años, era muy joven para hacerse cargo, así que su tío John Johnston se hizo cargo de la destilería junto con un granjero local, Peter McIntyre.

1857: En 1857, Dugald Johnston tenía edad suficiente para hacerse cargo de la destilería por sí mismo. Lo ayudó su primo, Alexander Johnston. Juntos dirigieron la destilería hasta que Dugald falleció el 6 de enero de 1877.

La fama de Laphroaig siguió creciendo y se irguieron edificios nuevos.

Sin embargo, como sucedía a fines del siglo XIX, la mayoría de la malta de Islay se destinaba a mezclas, y Laphroaig no fue la excepción. Su sabor ahumado y turbado era muy apreciado por los mezcladores de whiskey. La apreciaban mucho en particular los vecinos de Laphroaig en Lagavulin, que era propiedad de Mackie and Co, comerciantes de bebidas alcohólicas y mezclas de Glasgow. Mackie estaba tomando una buena porción de la producción de Laphroaig para mezclarla con whiskey de grano. Esto siempre había preocupado a Duglad, ya que restringía la capacidad de Laphroaig para vender su propio whiskey puro de malta a un mercado más amplio.

Cuando Laphroaig ganó más y más reputación como puro de malta, el problema se volvió una crisis.

1887: Alexander falleció y sus hermanas heredaron la destilería, la Sra. William Hunter y Katherine Johnston, y su sobrino, J. Johnston-Hunter.

La fama de Laphroaig de whiskey único siguió expandiéndose. En 1887, el periodista líder en whiskey del momento, Alfred Bernard, publicó: “El whiskey de Laphroaig tiene un carácter excepcional. La destilería recibe mucha ayuda de circunstancias que no se pueden dar por sentadas... influenciadas en gran medida por los factores locales, el agua y la ubicación”.

La familia decidió que los mezcladores Mackie and Co estaban obteniendo demasiado de un whiskey que tenía demanda como puro de malta y dio por terminado el acuerdo. Mackie and Co reaccionó acusando a Laphroaig de actuar de forma ilegal y llevó a la destilería a la corte; un caso que perdió por completo.

1907:La batalla entre Laphroaig y los mezcladores, Mackie and Co, siguió adelante a comienzos del siglo XX.

En 1907, Peter Mackie mandó bloquear con piedras el arroyo Kilbride de la destilería. Con el desvío del agua, a Laphroaig le faltaba un ingrediente clave y su única fuente de refrigerante, y eventualmente dejó de funcionar.

Afortunadamente, las cortes intervinieron rápidamente y obligaron a Mackie a “corregir las cosas” y restaurar el suministro de agua.

En 1908, en un ataque de ira, Peter Mackie decidió que si no podía vencernos, entonces se nos uniría, o algo así. Con la ayuda del destilador principal de Laphroaig, a quien había convencido de trabajar para él en Lagavulin, construyó una copia exacta de la sala de alambiques de Laphroaig, con la esperanza de crear otra igual.

1921: Uno pensaría que con el maestro destilador de Laphroaig, copias exactas de los alambiques, la misma bahía y una fuente cercana de agua, sería fácil copiar el sabor de Laphroaig. No fue así. Así de delicada es la alquimia de Laphroaig.

Cuado Peter Mackie se dio cuenta de esto, hizo dos intentos más de comprar Laphroaig y sus tierras, pero también fueron infructuosos. Tristemente, el costo de todas estas batallas fue enorme y puso mucha presión sobre la jóven compañía. Por lo menos, el arroyo Kilbride, la fuente del agua de la destilería, estaba a salvo.

1923: Ian Hunter, hijo de William Hunter, se hizo cargo de la destilería en 1921 y la revitalizó.

Debido a los distintos procesos judiciales en los que se habían visto envueltos, el dinero escaseaba, e Ian tuvo muchos problemas para sacar las cosas adelante, en particular a la hora de firmar un nuevo contrato de arrendamiento con los propietarios, Ramsay de Kidalton. Mackie and Company hicieron una oferta más alta para alquilar Laphroaig. Sin embargo, todo se resolvió eventualmente y los propietarios decidieron vender las tierras y dieron a los destiladores del sur de Islay la primera oportunidad de comprarlas. La oferta correspondía a Ardbeg y Lagavulin, así como a Laphroaig. Mackie de nuevo intentó superar la oferta de Laphroaig sin éxito. Tras completar la compra, se decidió aumentar la capacidad de Laphroaig.

Para 1923, se había duplicado la capacidad y la maltería de Laphroaig, tal que ahora, estaba completa. Se irguieron nuevos alambiques y destiladoras de alcohol. Y gracias a la obsesión de Ian Hunter por los detalles, fueron copias idénticas de los originales.

1929: Al tomar propiedad de la destilería, Ian literalmente difundió la palabra de Laphroaig por el mundo.

Entre los primeros en caer ante su carácter aceitoso, ahumado de turba grueso y cuerpo completo fueron los escandinavos, lo que quizás no fue una sorpresa dado que fueron algunos de los primeros colonos de Islay. Las exportaciones se expandieron a Latinoamérica, Europa y Canadá. Incluso se trató de llegar a Estados Unidos durante la prohibición; Ian logró convencer a la aduana de EE. UU. aduciendo que el aroma penetrante de algas y yodo del whiskey era evidencia de las propiedades medicinales de Laphroaig. De acuerdo a la forma en la que algunos cuentan la historia, después de “un trago o dos” los empleados de aduanas hicieron un acuerdo con Ian y Laphroaig se exportó legalmente a Estados Unidos.

1935: Bessie Williamson dejó la Universidad de Glasgow con una maestría en 1932. Con pocos trabajos por la crisis económica que golpeó a ciudades como Glasgow a comienzos de los años 30, aceptó varios trabajos temporales uno tras otro.

En su búsqueda de empleo, se mantuvo en contacto con su tío Willie, contador de ningún otro que Ian Hunter de Laphroaig. Un verano, Ian le escribió para preguntarle si conocía a una mujer confiable para un trabajo de oficina para el verano. Bessie aprovechó la oportunidad y llegó con una sola maleta, para el verano, sin saber que serían 40 veranos y el amor de su vida antes de partir.

Ian Hunter fue el último de la línea familiar. Los secretos habían sido cuidadosamente guardados por la familia a lo largo de los años, e Ian fue increíblemente protector en lo que respecta a la destilería, su sistema y la receta del whiskey. Nunca permitió que periodistas, fotógrafos o escritores se acercaran a la destilería, e incluso llevó a un tonelero retirado a la corte para impedir la publicación de un libro que contenía una descripción de la destilería.

Sin embargo, descubrió en Bessie una persona que tenía pasión, integridad y el impulso para mantener las grandes tradiciones de este whiskey. Así que, con los años, le dio todos los conocimientos sobre la destilería que había adquirido.

En este tiempo tomaron fuerza las ideas de Ian para madurar la bebida alcohólica de Laphroaig en toneles de bourbon de roble blanco americano. La Segunda Guerra Mundial y los cambios locales, en España, en las reglas de exportación de jerez en toneles había causado escasez de toneles de jerez fresco. El resultado fue una industria obligada a reutilizar toneles. Para no comprometer los altos estándares de la destilería, Ian introdujo el uso de barriles americanos de 53 galones más fácilmente disponibles, que hacía desarmar y reconstruir como toneles más grandes en la tonelería de Laphroaig. Para 1950, la mayoría del alcohol de Laphroaig se guardaba en toneles de roble americano que previamente habían contenido bourbon.

1954: Durante la guerra, la destilería Laphroaig se requisó como depósito militar. Ian Hunter ahora estaba confinado a una silla de ruedas y había decidido que, ante su muerte, Bessie Williamson era la única persona que podría mantener y desarrollar las antiguas tradiciones de Laphroaig. Murió en 1954, legándole toda la destilería.

Bessie tomó las riendas como una de las primeras propietarias y destiladoras femeninas de la industria. Como isleña, fortaleció los vínculos de Laphroaig con la vida de Islay, y participó en el corte anual de turba, los cantos y los bailes con canciones gaélicas en las fiestas “ceilidh” de los sábados a la noche. Incluso abrió las puertas de las destilerías para celebrar bailes comunitarios. Sin embargo, su primer amor siempre fue Laphroaig, y bajo su dirección su fama y sus ventas crecieron.

Bessie era pragmática y sabía que para que Laphroaig siguiera creciendo en todo el mundo, necesitaba el apoyo de un grupo internacional, uno que continuara las viejas tradiciones pero que tuviera el músculo financiero para llevar la marca a los nuevos mercados globales. Así que en los 60, vendió gradualmente Laphroaig a Seager Evans & Co (una subsidiaria de Schenley International) a través de su activo escocés Long John Distillery. Seagar Evans adquirió su primera acción en 1962 y completó la adquisición en 1967. Seagar Evans pasaría a cambiar el nombre de la marca a Long John International.

Bessie se retiró en 1972, y falleció 10 años después. John McDougal, qué sucedió a Bessie como gerente de la destilería, la recordó con mucho afecto: “Fue un honor trabajar con Bessie Williamson y nunca olvidaré sus palabras de sabiduría. Me han resultado de mucha utilidad por 44 años desde que dejó la oficina junto a la mía. Desde mi punto de vista, jamás dejó Laphroaig. Haber sido el último gerente que trabajó directamente con y para ella fue todo un privilegio”. Laphroaig le debe muchísimo a Bessie Williamson.

A lo largo de los años 80, la reputación de Laphroaig creció. Mucho de esto se debió al deber de un grupo de gerentes excelentes de destilería. Murdo Reed sucedió a Denis Nicol, quien supervisó el giro de 180° de los alambiques y la instalación de un nuevo tejado en la destilería. Luego, Colin Ross sucedió brevemente a Murdo antes de la llegada de Iain Henderson en 1989.

Los 14 años de Iain Henderson marcaron el inicio de una nueva era, una que vio la inauguración de Friends of Laphroaig, la concesión de una Garantía Real a la destilería y muchos premios de gran renombre para Laphroaig.

En 1990, el propietario de Laphroaig, Whitbread, vendió la división de bebidas alcohólicas. Allied Spirits, una subsidiaria de Allied Lyons, que en 1994 cambió su nombre a Allied Domecq, tras adquirir el gigante español de jerez y brandi Pedro Domecq, adquirió la destilería. En este tiempo, bajo la guía del propietario y gerente de la destilería Iain Henderson, Laphroaig 10 años se convirtió en el puro de malta de ventas más rápidas del mundo.

1994: Todo bebedor de Laphroaig conoce el famoso patrón del escudo de armas distintivo incluido en cada botella. En 1994, el Su Alteza Real el Príncipe Carlos visitó Laphroaig por primera vez y le dio a la destilería su autorización real. Además de estar en cada botella, el escudo de armas real se inscribe en las paredes de 200 años de los edificios originales. Siendo Su Alteza Real el actual Señor de las Islas, es un honor especialmente apropiado para Laphroaig de Islay.

A su paso por aquí, Su Alteza Real firmó el libro de visitas y habló con el entonces gerente de la destilería, Iain Henderson, con quien finalmente se despidió diciendo: “Espero que sigan usando los métodos tradicionales. Creo que preparan el whiskey más fino del mundo”.

Fue también en 1994 cuando Friends of Laphroaig se estableció oficialmente. Al unirse a Friends, todos los miembros reciben su propio alquiler de por vida de un pie cuadrado de tierra en Islay, junto con la oportunidad de reclamar su “renta” anual, un traguito de lo mejor que tenemos.

2015: Celebramos nuestros 200 años con una gran cantidad de eventos y presentaciones especiales. A solicitud de nuestros amigos de Friends of Laphroaig, presentamos una botella de 15 años, revelada por última vez como la botella Erskine Charity en el 2000. En mayo, Feis Ile vio el lanzamiento de una botella Cairdeas especial 200, una muy limitada de 32 años y una de 21 años, exclusiva por el cumpleaños de FoL. En julio, Su Alteza Real, el Príncipe de Gales, nos honró con su tercera visita para lanzar nuestro fondo de legado para los isleños. En 2015, las opiniones de los 200 ganadores de nuestra competencia Opinions Welcome se inscribieron en la pared de la destilería.