Elegir idioma

Elegir idioma predeterminado

Producción de ginebra

La ginebra se puede categorizar como una bebida alcohólica saborizada con enebro, así como plantas que incluyen frutas, hierbas, ramas, bayas y nueces.

Bebida alcohólica base

Los destiladores suelen comenzar el proceso de producción de su alcohol con una bebida alcohólica muy rectificada (HRS, por sus siglas en inglés). Los productores rara vez producen su propia bebida alcohólica muy rectificada, sin embargo son muy selectivos con la que compran inicialmente. Algunas bebidas alcohólicas muy rectificadas poseen características diferentes y en función de lo que se elija, ya sea grano, melaza o uva, afectará el sabor definitivo de la bebida. 

Plantas

El enebro siempre está presente. Esta adición ahora significa que su bebida alcohólica es una “ginebra”. Las bayas de enebro de hecho no son bayas; Juniperus Communis es de hecho una  piña  silvestre que crece en el hemisferio norte. Sus frutos maduran muy despacio: la cosecha de un arbusto de enebro puede demorar hasta dos años. 

Una vez que el productor elige la cantidad de enebro que desea agregar a su ginebra, trabajará con el perfil de sabor del resto de los productos. Se agregan plantas al enebro y se eligen de modo que equilibren la mezcla. Los sabores leñosos se agregan a los herbales; las características frutales también agregarán profundidad de sabor y eliminarán el amargor o agregarán aromas. 

Las plantas típicas que se usan además del enebro son raíz de angélica, cilantro, manzanilla, raíz de regaliz y cáscara de cítrico.  
 

Destilación

La ginebra se destila en alambiques. Se agrega agua a la bebida alcohólica muy rectificada para llevar el nivel de alcohol a aproximadamente 60 %. En este punto se agregan las plantas y se destila la bebida alcohólica una vez a un nivel de alcohol de entre 78 y 80 %. Las plantas y la bebida alcohólica muy rectificada se pueden mezclar de varias formas, a través de una o dos intervenciones. El método de dos intervenciones básicamente agregará el doble de plantas a la destilación para crear un concentrado de ginebra. 

Además de simplemente agregar plantas al destilado, el productor también puede crear una ginebra con un método de destilación con cabezal de cárter. En lugar de agregar plantas directamente a un alambique lleno de alcohol, se suspenden sobre el alcohol en una canasta que luego le da el sabor cuando el vapor se eleva por el alambique y pasa por las plantas repletas de sabor. 

La analogía para ayudar a entender el proceso con la canasta es la humilde taza de té. Si las hojas de té se pusieran directamente en agua hirviendo, el té adquiriría características más fuertes e intensas. Por el contrario, si las hojas de té se suspendieran sobre el vapor de agua que se eleva, y luego se capturara ese vapor y se condensara en líquido de nuevo, el té sería más sutil, con un sabor más floral y ligero. La misma lógica se aplica a la producción de ginebra. 

Por último, mezclar por separado plantas destiladas es cada vez más popular entre destiladores que ahora dan un enfoque más vinícola al proceso; destilan cada sabor por separado y unen estos elementos para lograr un equilibrio después de la destilación.

Después de la destilación, la ginebra rara vez se añeja en madera. En general se agrega agua desmineralizada a la bebida para alcanzar el equilibrio perfecto de sabor y se embotella al nivel de alcohol deseado.